Hace cien años…

maxresdefault

Uno de los grandes acontecimientos que marcarán este año será el centenario de las apariciones en Fátima en mayo 2017 (apariciones fueron desde el 13 de mayo 1917 al 13 de octubre 1917), donde la Madre de Dios transmitió sus mensajes a tres pastorcitos. Ellos fueron universalmente conocidos por su dedicación en difundir el tesoro que les había sido revelado, y en cuya veracidad creyeron, enfrentando todos los intentos de disuasión de los que llegaron a ser objeto, a pesar de su tierna edad. Lo que los distinguió de los demás niños de su época no fue sólo el haber oído a María, sino también y principalmente el haber tenido fe en su voz, y en esto consistió esencialmente su fidelidad. Ahora bien, ¿De dónde les vino la fe?

No se puede practicar ninguna virtud sobrenatural sin la gracia, puesto que para ser virtuoso de modo constante es necesario estar asistido por ella establemente. Esta forma de gracia, llamada habitual o santificante, actúa a partir de que se recibe el Bautismo. Éste realiza una modificación tan profunda y total en las almas que se podría afirmar que en ellas la acción de Dios sólo se hace verdaderamente eficiente después de la recepción de ese sacramento. ¡Es la puerta para todo lo demás! Y, si no fuera las especies eucarísticas el cuerpo y la sangre del Redentor, podría ser considerado el más grande de los Sacramentos. Aún así solamente los bautizados pueden recibir el Cuerpo de Cristo, el “Pan de los ángeles”, llamado también el “Pan de los hijos”.

La fe lo es todo, y quien no tiene fe es como si no tuviera nada. Así sólo la fe fue capaz de transformar a tres pastorcitos en luceros de la historia. Y la fuente de todo esto es el Bautismo.

Ahora bien, nosotros que ya conocemos la historia, ¿Cómo acogemos el Mensaje de María, siendo ya bautizados?, ¿Estamos en gracia? ¿Tenemos FE?. Ya estamos en Semana Santa, antes de esta celebración. Cien años nos dio la Virgen María para reflexionar y cambiar.

¿Qué nos anunció la Virgen María?

Una parte esencial del mensaje en Fátima fue: “Rezad el Rosario todos los días”. También insistía en que se le tuviera devoción a ELLA por voluntad de Dios: “Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón”.  Además de esta invitación, cabe destacar en el mensaje de Fátima dos ideas primordiales, la primera de ella es: Dios está ofendido por los pecados que van acumulándose día a día. Si no dejan de ser cometidos, el mundo sufrirá un terrible castigo, en el que varias naciones serán aniquiladas.

Con respecto a esto, el Prof. Plinio Correa de Oliveira* comentó: “Los pecados de la humanidad se han vuelto una carga insoportable en la balanza de la justicia divina. Esta es la causa recóndita de todas las miserias y desórdenes contemporáneos. Los pecados atraen la justa cólera de Dios. Los castigos más terribles amenazan, por tanto, a la humanidad. Para que no sobrevengan es necesario que los hombres se conviertan.”

La segunda idea dominante del mensaje es: “Por fin mi Inmaculado Corazón triunfará”. Es la más alentadora de las profecías, hecha personalmente por la Reina de los Profetas. El uso del verbo triunfar indica una absoluta certeza de la victoria final de la Santa Iglesia, alcanzada de una manera esplendorosa y aplastante.

Cien años han transcurrido y mientras las décadas se sucedían unas a otras, el género humano se ha ido hundiendo irremediablemente en los pecados más abominables, rechazando el mensaje de María por la humanidad.

Y nosotros ¿Cómo celebraremos el próximo centenario de las apariciones? ¿Estaremos recibiendo todavía una oportunidad para acogerlas bien? Dirijamos nuestros corazones a María y atendamos efectivamente a su llamada a la conversión y al cambio de vida, estamos a tiempo, ella nos espera pero debemos dar y creer, ser parte del cambio. Así podremos contemplar el triunfo de su Inmaculado Corazón.

¡Ten fe! Oremos por un mundo mejor, se puede lograr.

Partes tomadas de fuente: Heraldos del Evangelio, P. Alex Barbosa de Brito

*Correa de Oliveira: Plinio. Fátima: expliçacao e remédio da crise contemporanea.

Anuncios

Acerca de blancaita

No soy teóloga, no soy catequista, ni religiosa, solo soy una persona común y corriente que AMA a Dios y agradece todos los milagros que ha hecho en mi vida. Quiero compartirlos para ser testimonio en vida de su amor, protección y misericordia divina hacia sus hijos. Voy de la Mano de Jesús y su Santa Madre María quien es mi intercesora número uno. Soy Católica, Apostólica y Romana. Alabo a Dios y los invito a caminar junto a Él para que este mundo sea mejor y la cruz no sea tan pesada.
Galería | Esta entrada fue publicada en Mensajes positivos & Católicos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s